¿Por qué el cielo de El grito es rojo?/ Uno de los argumentos…

¿Por qué el cielo de El grito es rojo?

/ Uno de los argumentos que explican el color del cielo de tan famosa pintura es la explosión del volcán Krakatoa, una década antes de que Edvard Munch lo creara. Esto se debe a que las gotas de ácido sulfúrico que son arrojadas a la atmósfera durante las erupciones dispersan la luz azul y crean crepúsculos de un carmesí vívido. De hecho, los colores cálidos pueden teñir las puestas de Sol de todo el mundo por muchos años, aun cuando la erupción inicial haya acabado.

El pintor noruego no fue el único que captó un cielo rojo en sus pinturas. En 1818, el alemán Caspar David Friedrich creó Mujer frente al sol poniente, dos años después de que sucedieran un gran número de erupciones volcánicas; fueron tantas que a éste se le conoció como “el año sin verano” porque las partículas volcánicas reflejaban la luz del Sol. ¿Será que hay una conexión en este sentido entre todas las pinturas con cielo rojo, realizadas entre el año 1500 y 2000?

Sin importar el estilo del pintor, investigadores de diferentes instituciones –principalmente griegas– analizaron una centena de obras pictóricas realizadas en 500 años y buscaron una relación con registros de erupciones volcánicas. Los investigadores observaron que aquellas pinturas creadas poco después de erupciones volcánicas tienen cielos más rojos que aquellas que fueron realizadas en periodos de actividad volcánica baja.

Los resultados de este trabajo coincide con los niveles de otros contaminantes atmosféricos que han sido recolectados, por ejemplo, en los núcleos de hielo. Debido a que éstos últimos indicadores dan una evidencia limitada para temporadas cortas de tiempo debido a su escasez, los autores de este trabajo esperan que su estudio dé a los expertos en clima un espectro de datos novedoso y colorido que sea capaz de llenar huecos de información.

____________

Artículo original.

Nota fuente de Science.

El grito, de Edvard Munch. Tomada de esta página.

via Tumblr http://ift.tt/1rFUvEv

El magma sube más rápido de lo que se creía

El magma sube más rápido de lo que se creía 

Algo que no quedaba claro era qué tan rápido el magma derivado del manto llegaba a la corteza y recargaba las cámaras de magma. Ahora, un nuevo estudio sugiere que la roca fundida en una erupción volcánica recorre decenas de kilómetros hasta la corteza terrestre en unos cuantos meses y no en milenios, como se pensaba. Incluso, los investigadores de la Universidad de Columbia, Estados Unidos, demostraron que la recarga del manto puede ocurrir en escalas de tiempo tan cortas como una erupción.

Cuando los investigadores observaron los cristales de olivino (componente principal del manto superior) extraído de la lava expulsada del volcán Irazú, en Costa Rica, durante una erupción que comenzó en 1963 y que duró dos años, hallaron que cerca del 15% contenía capas delgadas con altas concentraciones (más de las normales) de níquel, un elemento que se encuentra en el manto que en la corteza. 

La composición química de cada capa sucesiva representa las condiciones ambientales que experimentan los cristales de olivino en tanto que se acercaron a la superficie de la Tierra y, el hecho de que el Níquel no se haya difundido, indica que el magma lleno de cristales ascendió del manto en un periodo de tiempo corto: tardó cuatro meses en atravesar 35 km de corteza (80 metros al día, aproximadamente), un rango de velocidad observado debajo de otros volcanes donde los instrumentos sísmicos han detectado terremotos profundos asociados con movimientos rápidos del magma.

Sin embargo, los investigadores mencionan que los temblores profundos no necesariamente sirven como una señal infalible de la explosión inminente del volcán, ya que los temblores no siempre terminan con erupciones e, incluso los que sí explotan, no necesariamente tuvieron señales sísmicas por movimiento profundo de magma. Eso significa que las señales que avisan el momento en el que un volcán hará erupción, continúan siendo elusivas.

——————

Fuentes: 

Artículo originalNota de Science

0
0
1
396
2181
UNAM
18
5
2572
14.0

Normal
0

21

false
false
false

ES-TRAD
JA
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:12.0pt;
font-family:Cambria;
mso-ascii-font-family:Cambria;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Cambria;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

Imagen que muestra el cráter del Irazú, un volcán activo. Tomada de este sitio

via Tumblr http://historiascienciacionales.tumblr.com/post/57294899275