No me estoy riendo de ti, me estoy riendo contigo No es lo mismo…

No me estoy riendo de ti, me estoy riendo contigo

No es lo mismo escuchar una risa de burla a escuchar a alguien reír por las cosquillas que le hacen; la respuesta está en el cerebro. Científicos alemanes y del Reino Unido descubrieron que escuchar la risa por cosquillas activa diferentes regiones en el cerebro comparado con escuchar una risa por alegría o por burla. Al investigar las modulaciones en la conectividad cerebral asociada con distintos tipos de risa, encontraron que existen diferentes redes cerebrales asociadas con la percepción de estos tipos de risa.

Para estudiar la modulación de la conexión neuronal entre las regiones del cerebro asociadas con la percepción de diferentes tipos de risa y explicar el procesamiento de diferentes señales producidas por ésta (es decir, complejidad acústica o la complejidad del contenido social), los investigadores reunieron a 18 personas (9 de cada sexo) con un promedio de 26 años de edad. Por medio de imágenes por resonancia magnética funcional, los científicos observaron los patrones cerebrales que escucharon los participantes.

Los resultados fueron que la risa social compleja (burla y alegría) y la risa producida por cosquillas modulan la conectividad en dos zonas bien definidas del cerebro asociadas con la percepción de la risa, pero que se sobrelapan parcialmente; los cambios dinámicos activan y conectan diferentes regiones dependiendo del tipo de risa. 

Encontraron que, debido a que la risa por cosquillas es más compleja a un nivel acústico, se activan partes del cerebro asociadas con el procesamiento de complejidad acústica, ya que se presentaron cambios de conectividad entre la corteza prefrontral y la corteza de asociación auditiva. 

Por otro lado, la risa burlona y alegre aumentó la conexión entre la corteza de asociación auditiva, la corteza prefrontral dorsolateral derecha y la corteza visual asociativa; todo esto significa que las zonas sensibles al procesamiento de información social compleja fueron activadas.

En un estudio anterior, estos mismos autores delinearon las zonas cerebrales asociadas con la percepción de estos diferentes tipos de risa. La risa alegre y la burlona (llamadas tipos emocionales de risa) presentaron respuestas cerebrales fuertes en la corteza mediofrontal anterior, la cual se activa en actividades de mentalización, como es inferir pensamientos o intenciones; en contraste, al escuchar una risa por cosquillas activa la corteza de asociación auditiva, por la risa rápida y de tonos altos.

La risa es una forma antigua de comunicación social entre primates. Mientras que la risa por cosquillas, presente en todos los primates, es considerada un comportamiento reflejo debido a que está confinada a una situación de juego que refuerza las relaciones sociales, la risa burlona o de felicidad se consideran complejas ya que son producidas por una gran variedad de situaciones sociales y pueden ser utilizadas conscientemente para cumplir un objetivo, es decir, para influenciar y modificar actitudes y comportamientos de nuestras contrapartes.

Aquí pueden encontrar el artículo original, publicado en PLOS ONE.

Aquí una nota de EurekAlert!

Imagen inferior: representación gráfica de las conexiones producto de la risa burlona y alegre. Imagen superior: Los Beatles, en la casa de Brian Epstein, en 1967.

via Tumblr http://historiascienciacionales.tumblr.com/post/50283096578

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s