Abre la boca, alga, que ahí te van tus bacterias

Abre la boca, alga, que ahí te van tus bacterias

Algunas de las fotografías más vergonzosas que nos pueden tomar son del momento exacto cuando estamos a punto de meternos un bocado a la boca. No sabemos si esto le molestó de la misma manera a esta alga verde, pero lo que sí sabemos es que las fotografías obtenidas por Eunsoo Kim y Shinichiro Mauyama del American Museum of Natural History son muy valiosas para entender la historia de los organismos fotosintéticos (aquellos que sacan su energía de la luz del sol y no del riesgoso acto de ingerir alimentos en el que te pueden inmortalizar sin que te des cuenta).

Se piensa que el cloroplasto de las células fotosintéticas (presentes en algas y plantas) originalmente era una cianobacteria que fue engullida y asimilada por otro organismo. Las cianobacerias son bacterias que pueden hacer fotosíntesis. La hipótesis sobre el origen del cloroplasto se basa en el gran parecido que hay entre estos organelos y las cianobacterias: ambos tienen un genoma similar, las estructuras que les permiten hacer fotosíntesis son parecidas y ambos se dividen por fisión. Se calcula que esta unión beneficiosa para ambos organismos sucedió hace 1.5 mil millones de años.

La ingestión de bacterias por un organismo unicelular es un evento esencial para el origen de las células con cloroplasto, pero ese proceso no se había mostrado en la vida real hasta ahora. Los investigadores que realizaron este estudio encontraron que un alga fotosintética llamada Cymbomonas ingiere bacterias por medio de una estructura en forma de canal tubular. Además,  también observaron que el alga ingiere bacterias sólo cuando hay poca luz en su entorno, lo cual explicaría que nadie haya visto ese comportamiento antes.

Cymbomonas es un organismo que guarda mucho parecido al hipotético ancestro común de todos los organismos fotosintéticos. Ya tiene cloroplasto, pero los investigadores imaginan que el hambre de Cymbomonas por las bacterias pudo ser similar en aquel ancestro. Así, este organismo del presente puede contarnos mucho sobre el origen del cloroplasto. Bien mirada, su foto no resulta tan vergonzosa.

______________

En la imagen de arriba, vemos a Cymbomonas captada con microscopio electrónico. En el área blanca del centro, marcada con la letra V, observamos a las bacterias en el interior del alga, señaladas con una punta de flecha negra. En la imagen de abajo, vemos una fotografía con microscopio óptico del alga nadando y las bacterias señaladas con puntas de flecha negras. Ambas imágenes fueron tomadas del artículo original publicado en Current Biology.

Aquí una nota sobre el descubrimiento en el sitio del American Museum of Natural History:

Aquí un video sobre el descubrimiento, donde se observa a Cymbomonas en plena actividad:

Aquí el artículo original publicado en Current Biology: http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0960982213005046

via Tumblr http://historiascienciacionales.tumblr.com/post/51699325855

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s