Frente Unido Bacteriano contra los antibióticos

Frente Unido Bacteriano contra los antibióticos

La resistencia de comunidades bacterianas a antibióticos normalmente proviene de una resistencia inherente que se propaga por selección natural o de fragmentos de ADN compartidos entre las bacterias. Pero investigadores de la Universidad de Ontario del Oeste han descubierto otro mecanismo que le permite a una comunidad bacteriana resistir a un antibiótico.

La bacteria Burkholderia cenocepacia existe en muchos lugares y normalmente no es perjudicial, pero cuando nuestro sistema inmune está deprimido, como en pacientes con fibrosis quística, suele ser una de las especies bacterianas que más daño causa. Los autores del estudio, Omar El-Halfawy y Miuel Valvano sabían que esta bacteria podía coexistir con otras especies también perjudiciales, como Pseudomonas aeruginosa, y en conjunto formar una comunidad infecciosa.

Entre las cepas de B. cenocepacia, hay una resistente al antibiótico polimixina B. Cuando los investigadores cultivaron esa cepa junto con bacterias de Pseudomona aeruginosa, ésta también mostraba resistencia, lo cual no hacía en solitario. Los autores del estudio sospecharon que las Burkholderia estaban secretando un químico que le confería resistencia a la comunidad entera. Para descartar que las bacterias se estuvieran compartiendo ADN, cultivaron las cepas de forma que las Pseudomonas recibieran vapores volátiles de las cepas resistentes de Burkholderia. Las Pseudomonas seguían adquiriendo resistencia.

Sus experimentos mostraron que en efecto las bacterias resistentes de Burkholderia soltaban al medio una molécula volátil pequeña llamada putrescina (llamada así por contribuir al olor pútrido de los cadáveres en descomposición) y una proteína llamada Ycel. Encontraron que la putrescina se une a los mismos sitios en la membrana bacteriana donde se une el antibiótico, de modo que compite con él y así le resta eficacia. Por su parte, la proteína Ycel se une directamente al antibiótico e impide que éste llegue a sus blancos en la membrana.

De tal modo, las Pseudomonas no necesitaban hacerse resistente al antibiótico, sino que por medio de los químicos que secretaban las Burkholderia se protegían contra el antibiótico. La comunidad entera se hacía resistente. Los autores también encontraron que cepas menos resistentes de Burkholderia también se beneficiaban de esos químicos, así como otras especies, como Escherichia coli.

Con este descubrimiento, los autores esperan que se puedan crear mejores tratamientos para las infecciones de múltiples especies de bacterias.  

____________________________________

En la imagen, células de Burkholderia cenocepacia, en conjunto con otras especies del mismo género. Tomada de Wikimedia Commons.

Nota fuente: http://blogs.plos.org/everyone/2013/07/03/resisting-antibiotics-some-bacteria-get-by-with-a-little-help-from-their-friends/

Artículo original, publicado en PLoS ONE: http://www.plosone.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pone.0068874

via Tumblr http://historiascienciacionales.tumblr.com/post/54839543406

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s