El secreto del color de los octópodos

El secreto del color de los octópodos    

Muchos pulpos y calamares sorprenden a sus espectadores con espectáculos de cambios rápidos y precisos del color de su piel. Algunos de esos espectadores son parejas potenciales, que quedan maravilladas por su destreza cromática. Otros pueden ser depredadores, que se quedan confundidos por los avisos multicolor. O quizá viejos prestamistas a quienes los moluscos les deben dinero, y en ese caso lo mejor es usar su habilidad para camuflarse con el medio y emprender lo que los humanos llamamos la graciosa huida.

A diferencia de otros colores animales, que dependen de la estructura química de moléculas de los pigmentos, los colores de los octópodos son resultado de estructuras nanobiológicas en sus células. Hasta ahora, no se sabía mucho más sobre los métodos de pulpos y calamares para producir color, pero un artículo publicado esta semana por investigadores de la Universidad de California, Santa Bárbara, ha echado mucha luz sobre el misterio.

Este grupo de investigación, liderado por Daniel.E Morse, probó con anterioridad que la acetilcolina, un neurotransmisor, desencadena una cascada de señales en las células de la piel del calamar Doryteuthis opalescens que culmina con un cambio bioquímico en unas proteínas llamada reflectinas. Este cambio causa que las proteínas se condensen y provoquen modificaciones en las células de la piel, con lo cual se genera un cambio de color. Sin embargo, específicamente cuáles eran esos cambios en las células de la piel fue algo que siguió siendo secreto de los calamares.

En el artículo publicado más recientemente, este grupo de investigación ha descifrado los cambios en las células de la piel del calamar que pueden cambiar de color. Conocidas como iridiocitos,estas células tienen una multitud de dobleces en su membrana, lo cual forma una estructura nanométrica con placas dentro de la célula cuyo valor de refracción de la luz puede modificarse. Esto significa que las placas nanométricas en la membrana de las células de la piel del calamar son lo que le da sus colores. El equipo de Morse descubrió que el cambio bioquímico de las reflectinas, promovido por la acetilcolina, causa que éstas se condensen y cambien el acomodo y grosor de las placas nanométricas. Un acomodo diferente puede, a su vez, cambiar el índice de refracción de ese cuerpo y generar un nuevo color. Así, el calamar puede controlar por medio de su neurotransmisor el color que gusta mostrar.

Los investigadores han comentado que este descubrimiento tiene muchas aplicaciones prácticas, como en los campos de las telecomunicaciones ópticas y, más a futuro, el del camuflaje. “La pregunta es si podemos aprender de estos mecanismos  que han evolucionados por millones de años de selección natural,” comenta Morse.

____________________________
En la imagen, tomada de la nota fuente, se observa a un conjunto de iridiocitos de calamar que sufren una onda de cambio de color conforme se les aplica una dosis de acetilcolina.

Aquí la nota fuente: http://www.sciencedaily.com/releases/2013/07/130725141759.htm

Aquí el artículo original, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences: http://www.pnas.org/content/110/7/2552

via Tumblr http://historiascienciacionales.tumblr.com/post/56611336745

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s