Genes de plantas genéticamente modificadas, si pueden pasar y dar ventaja a sus parientes silvestres

Genes de plantas genéticamente modificadas, si pueden pasar y dar ventaja a sus parientes silvestres.

La modificación genética que se realiza en diversos cultivos de plantas, se ha demostrado que puede pasar a un tipo de maleza silvestre de arroz y darle ventaja entre los individuos de su misma especie, aun en la ausencia del famoso herbicida de Monstanto, el glifosfato. El descubrimiento sugiere que la modificación tiene el potencial de extenderse más allá de las granjas y llegar a la naturaleza.

Hoy en día existen y son usadas varias plantas genéticamente modificadas para ser resistentes al glifosfato, un herbicida creado por la empresa Monsanto. Lo que permite a los granjeros usar un único tipo de herbicida y eliminar gran parte de la maleza que crece en el campo, sin afectar a sus cultivos.

Por un lado tenemos el efecto del glifosfato en las plantas, que es el de bloquear una enzima conocida como EPSP-sintetasa, la cual participa en la producción de algunos aminoácidos y moléculas que dan alrededor del 35% de la materia que conforma a la planta. Por otro lado, se tiene a la modificación genética, la cual de manera típica, implica la inserción de genes a cierto genoma de algún cultivo, con el propósito de aumentar la producción de la enzima EPSP-sintetasa. De esta manera, la planta con la modificación, puede sobrellevar los efectos del glifosfato. El gen que brinda permite esta modificación puede tener su origen en bacterias o en plantas; sin embargo, al usar la proveniente de plantas, las empresas pueden explotar un vacío en las leyes de Estados Unidos que facilita la aprobación regulatoria de organismos que portan transgenes (gen transferido de un organismo a otro) no provenientes de plagas bacterianas.

Pocos investigaciones se han realizado para estudiar si este tipo de transgenes (como los que brindan resistencia al glifosfato) pueden transferirse a los parientes silvestres de alguna especie de planta modificada y hacer a estas plantas silvestres más competitivas en su sobrevivencia o su reproducción. A esto, Norman Ellstrand, genetista de plantas en la Universidad de California comenta; “La expectativa tradicional es que cualquier transgen brindaría una desventaja en el medio silvestre en la ausencia de una presión de selección, porque la maquinaria extra reduciría su adecuación (la habilidad de reproducirse y sobrevivir)”.

La investigación dirigida por el investigador Lu Baorong, de la Universidad de Fudan, Shangai, ha puesto en duda este punto de vista, ya que demuestra que una forma de maleza silvestre de  arroz común, Oryza sativa, obtiene un aumento significativo en su adecuación por parte de la resistencia al glifosfato, aun cuando el herbicida no se aplica.

El estudio se logró mediante la modificación genética de especies de arroz cultivadas para la sobreexpresión de su propia enzima EPSP-sintetasa, para después cruzarla con un pariente silvestre, para posteriormente permitir a los híbridos reproducirse entre sí, creando híbridos de segunda generación, genéticamente iguales con excepción del número de copias que poseían del gen que codifica para la EPSP-sintetasa. De esta manera, las plantas con más copias expresaban mayores niveles de esta enzima y por lo tanto, producían un mayor número de aminoácidos, mayores tasas de fotosíntesis y una producción de 48-125% más semillas/planta en comparación de sus contrapartes no modificadas.

Estos resultados además de demostrar que la maleza silvestre de arroz puede exacerbar los problemas de los granjeros alrededor del mundo, Bryan Ford investigador de la Universidad de Birmingham, Reino Unido, comenta, “Si el gen de EPSP-sintetasa llega a las especies de arroz silvestre, la diversidad genética, que es muy importante de conservar, puede estar amenazada porque el genotipo con el transgen puede desplazar a las especies normales”.

El descubrimiento llama a repensar las regulaciones futuras de los cultivos genéticamente modificados y  tener una evaluación cuidadosa.

Para conocer más de los OGM, puedes revisar nuestra nota que publicamos en meses pasados acerca de los tres mitos acerca de ellos.

En la imagen vemos un cultivo de Oryza sativa de Hyogo, Japón, tomada por Miya en http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Oryza_sativa_Rice_sprouts_ja01.jpg

Fuente en Nature

Artículo en New Phytologist

via Tumblr http://historiascienciacionales.tumblr.com/post/58968766004

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s