¿En qué punto del globo pesas menos?: el mapa más detallado de la variación gravitacional hasta la fecha

¿En qué punto del globo pesas menos?: el mapa más detallado de la variación gravitacional en la Tierra hasta la fecha.

En la guardería, hasta Pepito sabía que la fuerza gravitacional que ejerce la Tierra sobre los cuerpos los acelera a 9.81 metros sobre segundo al cuadrado. De hecho, se sabía hasta el cuarto decimal. Bueno, tal vez fue por sus tiernos 3 años, o porque se saltó la clase, pero Pepito nunca se enteró que esa tranquilizadora constante en realidad es un ardid de los científicos para que te sentaras a calcular la velocidad a la que caen las vacas esféricas desde el cielo y pudieras acabar las cuentas antes del recreo. Pero si se trata de tomarse en serio a Newton, hay que llevar sus palabras hasta las últimas consecuencias. La fuerza de gravedad varía a lo largo y ancho (y alto) del planeta y obtener mapas detallados de esas variaciones es una herramienta muy útil para científicos e ingenieros.

El último de estos mapas, el que cuenta con mayor resolución hasta la fecha, fue elaborado por Christian Hirt, de la Universidad de Western Australia, y su equipo. Ellos tomaron datos de los satélites GRACE y GOCE, puestos en órbita especialmente para estos efectos, y los combinaron con otros datos más locales para lograr una medición cada 200 metros en cerca del 80% de la superficie terrestre. Esto significa que midieron tres mil millones de puntos. En la imagen de arriba, puedes ver las variaciones de la gravedad en Norteamérica: mientras más azul, menor la fuerza de gravedad.

Tres son los principales factores que modifican la magnitud de la fuerza de gravedad sobre la superficie del planeta, y todos derivan de la máxima newtoniana con olor a manzana que dice que, mientras más lejos o con menos masa, menor será la fuerza de atracción entre los cuerpos. Primero, a grandes altitudes estamos más lejos del centro de gravedad de la Tierra, así que la fuerza gravitacional es menor en un monte que en un valle (en general). Segundo, gracias a la fuerza centrífuga (digna de tomar en cuenta, según alegan los lanzadores olímpicos de martillo) del planeta al rotar, el Ecuador está más lejos del centro de la Tierra y los Polos más cerca, y esto causa que el pálido punto azul en realidad sea una pálida elipse azul. Y si el Ecuador está más lejos del centro, entonces la fuerza de gravedad es menor mientras más cerca de la latitud cero. Tercero, la cantidad de masa que tenga el suelo en el que estás parado modifica la fuerza con la que te jala hacia abajo. Esto significa que suelos de roca muy densa, tal vez con metales preciosos, ejercen más fuerza gravitacional que suelos de esponja (donde los haya). Y, por supuesto, para calcular con propiedad la caída libre de una vaca esférica hay que tomar en cuenta más factores, como la resistencia del aire.

Sabemos que estás pensando en más consecuencias newtonianas, como que la gravedad debe ser mayor en tus pies que en tu cabeza, o en tu cuero cabelludo que en la punta de tu mohicano, o que mientras más lejos tengas a la Tía Clara mejor, porque así ni sus ideologías conservadoras ni su fuerza de gravedad pueden influir sobre ti, todo lo cual es cierto; sin embargo, todas estas variaciones son muy, muy pequeñas y no fueron incluidas en los mapas de Hirt y su equipo.

Lo que tal vez sí te interese de los mapas sea saber que el punto con la fuerza gravitacional más baja resultó la montaña Huascarán, en los Andes sudamericanos, o que el punto con la fuerza más alta cayó cerca del Polo Norte. La ciudad de México, Río de Janeiro o la Habana son ciudades fuerzas de gravedad más bajas que el promedio, mientras que Copenhague, Oslo y Helsinki se distinguen por superar la media.

Si el océano no tuviera mareas ni vientos ni corrientes que lo alteraran, la pura variación en la gravedad le daría forma. De modo que conocer con precisión la magnitud de la fuerza en diferentes mares puede ayudar a calcular el efecto de esas mareas, vientos y corrientes. Además, la variación gravitacional causada por los cambios de densidad en las rocas es la base de partida para muchos buscadores de metales en la industria minera. Mapas tan detallados como el de Hirst y su equipo serían útiles en estos y otros campos.

Y si estabas preguntándote si pesarías menos en la cima del Huascarán que en tu posición actual, la respuesta es sí, pero de manera casi imperceptible. Además. tristemente, tu masa es la misma arriba y abajo. Y más tristemente, esa sensación de sentirse ligero no se debe a una menor gravedad, sino a que te está faltando el oxígeno. Baja ya, por favor.

______________________________________________

Para las fotos de más regiones del planeta, aquí la página del proyecto de Hirst. Todos los datos y las fotos son de libre acceso.

Aquí la nota fuente.

Aquí el artículo original, publicado este mes en la revista Geophysical Research Letters.

via Tumblr http://historiascienciacionales.tumblr.com/post/60939305798

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s