Recuperando el cabello, el cartílago y otras partes importantes

Recuperando el cabello, el cartílago y otras partes importantes

Seguramente pueden recordar a alguna persona mayor comentándoles  lo fácil que es sobrellevar un accidente o una herida física cuando somos niños. “Ahora que soy grande, me cuesta mucho recuperarme”, decía mi abuela. Y es que cuando somos niños, pareciera que somos de goma.

Esto no es exclusivo de humanos, en general, los animales jóvenes en comparación con los adultos parece que se recuperan sin esfuerzo alguno. ¿Será que se puede recuperar esta capacidad cuando adultos?

De acuerdo con una investigación del Programa de Células Madre en el Hospital para Niños en Boston, se sugiere que es posible.

La investigación indica que mediante la reactivación de un gen “dormido” llamado Lin28a, el cual está activo en las células madre embrionarias, es posible volver a generar crecimiento de cabello, reparar el cartílago, huesos, piel y otros tejidos suaves, esto con base en un modelo de ratón. Además, el estudio también encontró que el gen Lin28a promueve la reparación del tejido en parte, mediante el aumento del metabolismo mitocondria, sugiriendo que una función de “limpieza” celular podría abrir nuevos caminos para el desarrollo de tratamientos regenerativos.

“La mayor parte de la gente pensaría de manera natural que los factores de crecimiento tienen un papel importante en curar las heridas, pero encontramos que el metabolismo núcleo de las células es limitante de la velocidad, en términos de reparación de tejidos”, comentó Shyh-Chang Ng, co-autor del estudio. “El aumento de la velocidad metabólica que vemos cuando se reactiva Lin28a es típica de embriones durante la fase de crecimiento rápido”.

El gen se ha observado en todos los organismos complejos. Es abundante en células madre embrionarias, su expresión es fuerte durante la formación temprana del embrión y se ha usado para reprogramar células de la piel a células madre. Su forma de actuar es mediante su unión con el RNA, con la cual regula como los genes son traducidos a proteínas. Que, con base en esto, los investigadores lograron identificar que se une específicamente con el RNA llamado Let-7, promotor de la maduración y el envejecimiento.

Específicamente, los investigadores encontraron que este gen (Lin28a) también aumenta la producción de enzimas metabólicas en la mitocondria, lo cual ayuda a generar la energía necesaria para estimular y crecer nuevo tejido.

Otros experimentos realizados por los investigadores muestran que, mediante la activación directa del metabolismo de la mitocondria con compuestos se puede lograr el mismo efecto de recuperación, lo que sugiere la posibilidad de inducción mediante el uso de drogas.

Si bien, Lin28A no induce a la regeneración en todos los tejidos, como sucedió en células del corazón, “Lin28a puede ser un factor clave para constituir un coctel de recuperación”, comentó Shyh-Chang.

Imagen tomada de este sitio

Fuente en EurekAlert!

Artículo en Cell

via Tumblr http://historiascienciacionales.tumblr.com/post/66702197891

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s