Ratones que saben cuando se equivocan

Ratones que saben cuando se equivocan

Nadie se siente orgulloso por sus errores, y son pocos los que tienen la iniciativa para solucionarlos. Ese preciso momento en el que un ratón se vuelve consciente del error que cometió y toma acción correctiva es lo que se ha observado por primera vez a nivel cerebral.

0
0
1
25
139
UNAM
1
1
163
14.0

Normal
0

21

false
false
false

ES-TRAD
JA
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:12.0pt;
font-family:Cambria;
mso-ascii-font-family:Cambria;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Cambria;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

Hace ocho años, un grupo de investigadores en el MIT (Massachusetts Institute of Technology) comenzaron a probar en ratones una hipótesis que trataba de explicar cómo se comunican las áreas del cerebro. Los científicos habían estado estudiando unas señales cerebrales llamadas ondas gamma que viajan por el tejido cerebral como las ondas en el agua.

Para esto, entrenaron a los roedores para que navegaran un laberinto en forma de T, y giraran a la izquierda o a la derecha cuando asociaran el giro con una recompensa de comida. Los resultados mostraron que para que se llevara a cabo dicho memoria, existe una comunicación entre el hipocampo y la corteza entorrinal, asociada con la memoria y la orientación. Sin embargo, cómo los ratones sabían la dirección correcta y cuál era la señal neuronal para la transferencia de información, eran cosas que no se entendían.

Posteriormente, los investigadores detectaron que algunas veces, los ratones cometían errores y giraban en la dirección incorrecta. A veces, cuando esto sucedía, se detenían y giraban al otro lado en busca de la comida. A este momento lo llamaron “oops”. Intrigados por saber qué pasaba a nivel neuronal en ese preciso instante, notaron un aumento en las ondas gamma justo antes de ese momento. Además, mientras dichas ondas estaban presentes cuando el ratón escogía la dirección correcta, éstas no se observaron cuando fallaban en tomar el camino correcto o cuando no corregían su error.

Cuando los investigadores bloquearon las oscilaciones gamma y previnieron que los ratones tomaran la decisión correcta, los ratones no pudieron girar en la dirección correcta y el número de “oops” se redujo.

Los datos sugieren que los animales monitorean de manera consciente si sus elecciones son correctas y utilizan la memoria para mejorar los resultados.

Este trabajo da evidencias sobre el papel de las oscilaciones gamma en la cognición. También abre la puerta a otros procesos, como la metacognición, o el “pensar que pensamos”, cuando auto-monitoreamos nuestras acciones.

—————-

Fuentes:

Nota fuenteArtículo original.

imagen tomada de este sitio. 

 

via Tumblr http://ift.tt/1iymvBN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s