Rescatemos a las ballenas y aumentemos la salud de los ecosistemas

Rescatemos a las ballenas y aumentemos la salud de los ecosistemas

No se tiene seguro cuando comenzó, pero los registros más antiguos de cuando empezamos a cazar ballenas datan de hace unos 8 mil años, más o menos por las costas de Corean del Sur y de ahí, fue hasta el S. XI cuando comenzó una caza industrial, ante una demanda comercial que fue incrementando con el tiempo. Fue hasta finales del S. XIX y principios del S. XX, cuando comenzamos a darnos cuenta que la explotación de los organismos y los recursos no son infinitos, que estos llegan a extinguirse y, con esto, diversas interacciones entre los organismos desaparecen, atrofiando los procesos naturales que ocurren en los ecosistemas. De ahí el surgimiento en la década de los 30’s de la Convención Internacional para la Regulación de la Caza de Ballenas, que hoy en día suma cerca de 89 naciones.

Sin embargo, el daño está hecho y se estima que el número de ballenas ha disminuido de un 66% como mínimo a un 90% como máximo, lo que “probablemente ha alterado la estructura y la función del océano”, comenta Joe Roman, investigador de la Universidad de Vermont, quien con su reciente investigación indica que las ballenas tienen una influencia fuerte y positiva en la función de los océanos, en el almacén de carbono global y en la salud de las pesquerías comerciales. “Por mucho tiempo, las ballenas han sido consideradas como raras para hacer tanta diferencia en los océanos”, pero Joe comenta que esto ha sido un error.

Algunas de las ballenas con las que contamos en nuestros océanos, son de los organismos más grandes que jamás hayan existido en la Tierra. Además, su gran demanda metabólica, su alimentación a base peces e invertebrados, ser presar de otras especies, el transportar de grandes cantidades de nutrientes y su esparcimiento como desecho a lo largo de los océanos y nutrir las profundidades de los océanos con sus cuerpos, hace la que la caza comercial reduzca de forma dramática la biomasa disponible para otros organismos. “De entre sus muchas funciones ecológicas, las ballenas reciclan los nutrientes y aumentan la productividad primaria en áreas donde se alimentar”, comenta Joe.

A veces, los pescadores ven a las ballenas como competencia. Pero esta investigación señala varias evidencias que indican lo contrario: mientras más se recuperen las ballenas, esto llevará a mayores tasas de productividad en zonas en donde den a luz y se alimenten.

_____________________________

[Ilustración llamada “Breath of life”. Hecha y tomada del DevianArt de Syrazel. Si les gusta y quieren comprarla, la artista dona una parte de la ventas a Whale and Dolphin Conservation)

Fuente en University of Vermont.

Artículo en Frontiers in Ecology and the Environment.

Datos de históricos de la caza de ballenas en:

WWF.

RSPCA.

NatGeo.

via Tumblr http://ift.tt/1rKcknn

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s