Una colmena local, es una colmena feliz

Una colmena local, es una colmena feliz

¿Qué sería de nosotros sin las abejas? En primer lugar, perderíamos uno de los mejores servicios ambientales que nos ofrecen: polinizar, que ahorra millones de dólares a los agricultores de todo el mundo. Después, entre otras cosas, perderíamos la miel y su riqueza que aporta su diversidad genética y sus miles de interacciones que tiene en el ecosistema. En definitiva, si se fueran, hasta extrañaríamos sus piquetes.

Desafortunadamente, nuestras actividades humanas, como el uso de pesticidas en campos agrícolas y los cambios ambientales, han llevado a las abejas a padecer una diversidad de problemas que van desde la infección por virus, hongos y bacterias, hasta la muerte por intoxicación, lo que usualmente lleva al Síndrome de Colapso de Colonia (o Colony Colapse Disorder, en inglés), problema que normalmente causa que toda la colonia de abejas desaparezca. Además, la productividad de una colmena normalmente se mide por cuanta miel producen. Por esto, algunos apicultores optan por traer abejas de otros sitios. ¿Pero que tanto conviene si estas mueren por las condiciones ambiental?  Por ello, un grupo de investigadores de la Universidad de Aarhus, Dinamarca,  ha encontrado que las abejas que están adaptadas al ambiente local, la pasan mejor soportando diversos problemas, que aquellas abejas que se compran e importan de otros lugares.

Para encontrar la respuesta, el equipo dirigido por Per Kryger, del Departamento de Agroecología de la Universidad de Aarhus,  estudió 597 colonias de abejas de 16 orígenes genéticos distintos en 20 países de Europa y, en cada uno había una colonia local y dos importadas. De esta forma, encontraron que lo más influyente en la sobrevivencia de las colonias eran infecciones causadas por ácaros, problemas con la reina e infecciones por el hongo nosema. Con esto, los investigadores observaron que las colonias que poseían reinas de ambientes locales, lograron sobrevivir 83 días más que las que tenían reinas importadas. “No es posible determinar un solo factor que dé a las abejas locales una ventaja, pero parece ser que es la interacción ente muchos factores. Nuestros resultados muestran que el camino es el fortalecimiento de los programas de crianza con abejas locales, en lugar de importarlas. Eso ayudaría a mantener la diversidad natural de las abejas, contribuiría a prevenir el Síndrome de Colapso de Colonia, optimizaría la productividad sostenible y haría posible mantener la adaptación continua a los cambios ambientales”, comenta Per Kryger.

Además, por si fuera poco, el importar abejas aumenta la posibilidad de contagio por enfermedades y plagas.

Si quieres saber más de la desaparición de las abejas, te invitamos a lees nuestra nota “Abejalipsis: la desaparición mundial de las abejas”.

________________________

[Imagen tomada por Rainer Blankermann, de su flickr . Pueden visitar su Tumblr]

Fuente en Aarhus Univeristy.

Artículo en Journal of Apicultural Research (¡De libre acceso!).

Adema, este artículo forma parte de una edición especial del Journal of Apicultural Research y muchos de sus artículos son de libre acceso. Aquí puedes ver todos los que están disponibles.

via Tumblr http://ift.tt/1nLns0E

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s