La realidad de los murciélagos: ecos, campos magnéticos y luz polarizada

La realidad de los murciélagos: ecos, campos magnéticos y luz polarizada 

/ Son pasadas la 1 de la mañana y estás a bordo de una avioneta Cessna persiguiendo un animal sobre los apacibles campos de Nueva Jersey. La noche no te permite ver con claridad lo que hay abajo: campos sembrados, granjas, casas esporádicas. En cambio, para el animal que persigues, el paisaje es completamente claro. Tú sabes esto, pero no eres capaz de imaginar hasta qué punto es claro para él. Porque el animal que persigues, al que le colocaste un transmisor de radio en la espalda para poder seguir sus aleteos, es capaz de escuchar el eco de sus propios sonidos y con ello construir una imagen espacial de su entorno. Gracias a esa habilidad se ha vuelto el mamífero amo del cielo nocturno. Pero no sólo eso: también sospechas que ese animal es capaz de percibir una de las fuerzas fundamentales del universo. Estás volando en una avioneta Cessna de noche sobre los campos de Nueva Jersey porque crees que los murciélagos son capaces de percibir el campo magnético de la Tierra.

En 1974, el filósofo estadounidense Thomas Nagel preguntaba en uno de sus más famosos ensayos ¿cómo es ser un murciélago? (ensayo que lleva el mismo título). En él, argumenta que la consciencia no puede ser entendida objetivamente, pues tiene un componente importante de experiencia. Elige a los murciélagos como ejemplo porque son animales con un aparato sensorial muy rico y complejo, lo cual les brinda una experiencia igual de rica y compleja, pero muy distinta a la de nosotros, los humanos. Nagel concluye que no somos capaces siquiera de imaginar cómo es ser un murciélago, pues su sentido de ecolocalización es una experiencia completamente ajena a como percibimos el mundo. Esto sería parecido a tratar de imaginar un nuevo color que nadie haya visto. Entonces, así como sólo las abejas saben cómo son los colores ultravioletas, sólo un murciélago sabe como es ser un murciélago.

Con todo, el trabajo de Nagel no es un impedimento para seguir siendo curiosos sobre los sentidos de los animales. Tal vez no seamos capaces de saber cómo es ser un murciélago, pero al menos podemos ir descubriendo todos los aspectos de la experiencia quiróptera a los que nunca tendremos acceso. Sabemos que la ecolocalización les permite crearse una imagen espacial de sus alrededores en una completa oscuridad. Esto debe ser difícil de imaginar (aunque algunos humanos, principalmente ciegos, son capaces de desarrollar una versión rudimentaria de ecolocalización, como te lo contamos en esta nota: http://goo.gl/VDnYKr; tal vez podríamos preguntarles a ellos cómo es ser un murciélago rudimentario). Agreguemos ahora un sentido mucho más ajeno a los nuestros: la magnetocepción.

Tal como suena, la magnetocepción (o magnetorrecepción) es la capacidad de algunos animales de percibir campos magnéticos, principalmente el de la Tierra. Las aves fueron los primeros animales de quienes se sospechó esta habilidad, cuando se observó que algunos pájaros migratorios enjaulados, al llegar la época migratoria, trataban de volar en la dirección en la que lo harían si estuvieran libres, aun cuando no podían ver la posición del sol ni la de las estrellas del cielo nocturno. Posteriores experimentos han mostrado que las aves son capaces de percibir tanto la dirección del campo magnético (hacia dónde están el polo sur y polo el norte magnéticos) como la intensidad del campo (es más fuerte en los polos que en el ecuador magnético). Estos sentidos les brindan a las aves tanto una brújula y un mapa magnéticos, y explican en parte las asombrosas migraciones que pueden llevar a cabo incluso de noche o en días nublados.

Los murciélagos no son especialmente conocidos por sus migraciones, pero también recorren distancias largas durante la noche. Si se toma en cuenta que su sentido de ecolocalización no les da información sobre aquello que está a más de 50 metros, ¿cómo hacen para orientarse en sus viajes largos? Algunos científicos, entre ellos Richard A. Holland, de la Universidad de Princeton, comenzaron a sospechar que los murciélagos también pueden percibir el campo magnético de la Tierra. Una idea radical, pero también una idea que explicaría la habilidad de los quirópteros para navegar largas distancias a oscuras. Su problema era entonces ¿cómo encontrar evidencia?

Si por un lado, como dice Nagel, no podemos saber cómo es ser un murciélago (y es verdad que ningún ejercicio de imaginación furry nos hubiera dado indicios de la magnetocepción de los quirópteros), y por otro lado no podemos preguntarles cómo se orientan de noche, lo que nos queda es rascar la superficie de su experiencia sensorial con la experimentación científica. Aquí entra en escena la avioneta Cessna. En 2006, Richard Holland, junto con otros colegas, publicaron una pequeña nota en la revista Nature en la que ofrecían evidencia de la magnetocepción de los murciélagos. Los experimentos que reportaban eran sencillos de planear, pero no sencillos de llevar a cabo. Holland y sus colegas pensaron que si los murciélagos se orientan en la oscuridad con el campo magnético de la Tierra, entonces un cambio en ese campo magnético los haría volar en la dirección equivocada. El experimento era claro: había que liberar a murciélagos para que volaran en una dirección conocida (de un punto cualquiera hacia sus lugares de percha, por ejemplo) después de haber sufrido una modificación en su campo magnético habitual. Por supuesto, modificar su campo magnético habitual, que es el de la Tierra, suena más fácil de lo que probablemente resulta.

Aunque la verdad es que no es tan difícil. El campo magnético de la Tierra se mide en gauss o en teslas y normalmente mide de 0.25 a 0.65 gauss (recordemos que es más fuerte en los polos que en el ecuador; el promedio es de medio gauss). Un imán potente de refrigerador ejerce un campo de 100 gauss. Es decir, el campo magnético terrestre es fuerte, pero no tanto que no se le pueda modificar. Holland y su equipo usaron una máquina llamada “bobina de Helmholtz”, que consiste en un par de espirales metálicas que llevan una corriente eléctrica que fluye en la misma dirección. Esto genera un campo magnético que puede anular el terrestre y engañar los sentidos magnéticos de un murciélago si se coloca al animal dentro de la bobina. Después de someter a los animales a este campo magnético artificial, rotado 90° respecto al terrestre (el norte se convierte en el poniente o el oriente), los investigadores llevaron a los murciélagos (de la especie Eptesicus fuscus) a un campo de golf a unos 20 kilómetros al norte de sus hogares (“el hogar de un murciélago es donde un murciélago se percha”, o eso dicen los tapetes de bienvenida en algunas cuevas). Les dieron de comer y de beber, pues al parecer, los murciélagos son partidarios de la máxima “ya bebí, ya comí, ya no me halló aquí”, así que los investigadores confiaban en que regresaran directo a sus hogares si los liberaban. Y lo hicieron, no sin antes colocarles un transmisor de radio de sólo medio gramo de peso en la espalda En seguida, subieron a la avioneta, que estaba equipada con las antenas receptoras de radio y persiguieron a los murciélagos para registrar la ruta que tomaban.

Por suerte, el vuelo nocturno en avioneta arrojó varios resultados. Muchos de los murciélagos comenzaron una ruta equivocada, que estaba girada 90° respecto a la que debían tomar. Algunos pudieron enderezar el camino y llegaron a sus hogares, a dormir plácidamente boca abajo. Otros no llegaron a dormir a sus casas esa noche (sólo Camazotz sabe lo que sus esposas murciélago les dijeron al volver), pues la confusión magnética fue demasiada. Así, Holland y sus colegas mostraron que los murciélagos pueden detectar el campo magnético de la Tierra y que lo usan para orientarse. Pero aún quedaban muchas preguntas.

Tú que estás leyendo este texto, recibes los rayos de luz emitidos y reflejados por la pantalla en tu retina, cuyas células sensibles a la luz convierten la energía de los fotones en señales eléctricas que van a tu cerebro, que convierten el patrón de luz en signos discernibles y, con suerte, su lectura te hace pensar en qué tan diferentes pueden ser las percepciones de la realidad entre las diferentes especies (nada haría más feliz al autor de este texto). Así funciona nuestro sentido de la vista. Pero, ¿cómo puede funcionar un sentido de la magnetocepción?

Los estudios en las aves han mostrado que ellas tienen dos sistemas magnéticos que interactúan entre ellos. Uno tiene que ver con reacciones químicas iniciadas por la luz cuyos aspectos cuánticos son alterados por los campos magnéticos (sí, suena a ciencia loca, pero es verdad y, de hecho, les llevó décadas a los científicos que la propusieron encontrar la evidencia que convenciera definitivamente a sus pares). Se sabe que este sistema se encuentra en los ojos de las aves, de modo que vendarlas puede alterar su sentido de la percepción magnética. La implicación de este sistema es que las aves pueden “ver” el campo magnético de la Tierra, y usan este sentido principalmente para encontrar el norte magnético. El otro sistema involucra pequeños cristales de un mineral naturalmente magnético: la magnetita. Las aves tienen cantidades pequeñas de este material en la parte superior de su pico y en sus oídos (como te lo contamos en esta nota: http://goo.gl/8ppxG0), en ambos casos conectados a células nerviosas. Este sistema les permite sentir la intensidad de los campos magnéticos, de modo que pueden percibir los cambios conforme se acercan al ecuador o a los polos magnéticos u otros cambios menores causados por fluctuaciones naturales del manto terrestre o por la interacción con los vientos solares. ¿Qué sistema usan los murciélagos? Y, sobre todo, ¿cómo se supone que lo vamos a saber?

Como menciona Ed Yong, un escritor de ciencia estadounidense, en un artículo de 2010 para la revista New Scientist, todos los otros sentidos involucran una interacción con “lo que está afuera”: vibraciones en el aire, en el agua, luz, moléculas en el aire, etc. Es fácil encontrar los órganos de percepción pues hay que buscar aquellas estructuras que estén afuera, pero que estén conectadas con nervios a lo de adentro. Este no es el caso del magnetismo, una fuerza fundamental que puede atravesar todo el cuerpo de los animales. El órgano de percepción podría estar en lo más profundo de un cuerpo. Richard Holland tenía esto en mente cuando se propuso averiguar cuál de los dos sistemas de magnetocepción (el dependiente de luz o el de las magnetitas) usan los murciélagos. Supuso primero que la hipótesis más viable debía ser la de las magnetitas, porque los murciélagos tienen pocas células sensibles a la luz en sus ojos. El problema era, de nuevo, cómo encontrar evidencia. Aquí entra en escena de nuevo una avioneta Cessna, pero también un aparato para producir pulsos electromagnéticos.

La magnetita como método de percepción de campos magnéticos se descubrió por primera vez no en animales sino en un grupo de bacterias, conocidas adecuadamente como magnetotácticas. La taxis es el movimiento de las bacterias hacia un estímulo: hacia la luz se llama fototaxis, hacia algún compuesto químico se llama quimiotaxis y hacia una material magnetizado se llama… ya saben. Las bacterias tienen pequeños cristales de magnetitas que se alinean con un campo magnético. Sobre el hecho de que haya organismos unicelulares que ni siquiera tienen núcleo pero que puedan vivir en el mundo de una forma completamente inimaginable para nosotros no hablaremos aquí, porque no queremos herir susceptibilidades. Hablaremos sobre cómo los científicos que descubrieron esas bacterias se toparon con que podían invertir la dirección de la magnetotaxis bacteriana con un pulso electromagnético, que realineaba en sentido inverso sus magnetitas. Holland y sus colegas supusieron que podían usar este mismo principio en sus murciélagos.

El experimento subsecuente, reportado en la revista PLoS One en 2008, fue muy similar al anterior, pero en lugar de modificar el campo magnético alrededor de los murciélagos, los investigadores esperaban modificar el sentido de magnetocepción. Si efectivamente los murciélagos usan magnetita, un pulso electromagnético de la intensidad adecuada, que invierta la alineación de sus magnetitas, les haría creer a los animales que el campo magnético se había invertido. De nuevo, los científicos capturaron algunos murciélagos (que convenientemente hacen su lugar de percha en la estación de campo de su universidad) y a algunos les aplicaron el pulso electromagnético y a otros no. Luego, los llevaron al campo de golf (un lugar adecuado para despegar una avioneta) y los liberaron a razón de un par de individuos por noche. La avioneta persiguió a algunos para registrar su ruta, pero a los demás sólo los observaron desde tierra para ver qué dirección inicial tomaban.

Esta vez, los resultados también respaldaron la hipótesis de los investigadores. La mayoría de los murciélagos que habían recibido el pulso electromagnético adecuado volaron exactamente en la dirección contraria en la que estaban sus hogares. Algunos volvieron esa misma noche, otros no. Este resultado decía que los murciélagos deben usar de alguna forma la magnetita para percibir el campo magnético de la Tierra. ¿Exactamente cómo? Los investigadores no podían saber más con este experimento y para saberlo probablemente necesitarían recursos que hasta ahora no habían utilizado; pero al menos tenían un punto de inicio, el cual los dejó dormir tranquilos hasta que se les ocurrió que todavía faltaban piezas del rompecabezas de la magnetocepción quiróptera que podían resolver con sus medios a la mano.

Si fueras un científico con los recursos de una de las universidades más importantes del mundo, como Richard Holland lo es, seguro una avioneta Cessna (y la diversión que viene con ella) no estaría fuera de tu alcance. Pero si por alguna razón pasaras parte de tu carrera en un instituto muy prestigiado, pero con menos recursos como, digamos, el Instituto Max Planck de Ornitología en Alemania, debes adaptarte a tu nueva situación. Esta vez no harás vuelos nocturnos, pero todavía puedes retar las habilidades de quien sea que esté tras el volante de tu vehículo para perseguir la señal de radio de tus murciélagos pasada la una de la mañana, aunque sólo sea en un carro. Eso sí, el reto se acentúa porque en el techo del carro hay un sistema de antenas que llega a los 6 metros de altura y le pedirás al conductor que se mueva por los campos del distrito Ruse del noreste de Bulgaria. Además, está el reto de convencer a un conductor para que acepte el desafío de seguir la señal de radio de un murciélago sin decirle de qué trata tu experimento para no predisponerlo. Estos son los retos del campo del día a día de un científico, enfrentados por Holland y sus colegas en su nuevo experimento, y sólo se comparan con los retos de la planificación de cada experimento nuevo.

Esta vez, los científicos querían averiguar cómo es que los murciélagos calibran su sentido de la magnetocepción. Tal vez para nosotros, dependientes como somos del GPS de nuestros teléfonos y que probablemente nunca hayamos estado perdidos en un barco y que la única forma de volver a casa descansara en la confianza de nuestros instrumentos, no sepamos de la importancia de los instrumentos calibrados, pero preguntemos a cualquier marino, aviador o científico sobre este tema y seguro no nos soltará por varios minutos. Una brújula magnética indica el norte magnético, pero lo que tal vez no sepamos los novatos de la navegación no digital es que el norte magnético no está exactamente en el norte geográfico y y además tiene la mala costumbre de moverse (al igual que el sur magnético).

Durante los últimos 180 años, el polo norte magnético ha migrado hacia el noroeste geográfico varios kilómetros, a una velocidad de hasta 40 kilómetros por año (lo cual significa poco más de 100 metros por día o milímetro y fracción por segundo; a ese ritmo, se ha movido casi dos centímetros en lo que tardaste en leer esta oración). Los expertos en navegación tienen métodos muy precisos para compensar esta diferencia y este movimiento, de modo que su brújula magnética puede apuntar precisamente hacia el norte geográfico cada día. Los animales que usan diferentes sentidos para moverse grandes distancias también calibran sus diferentes sentidos unos contra otros. Se sabe que las aves calibran su percepción magnética con la posición del sol y con la de las estrellas. ¿Cómo hacen los murciélagos, cuyo sentido de la vista es pobre, para calibrar su sentido magnético, de modo que no pierdan esa poza de agua o ese nido de polillas que encontraron la noche anterior y al que sería muy agradable volver la noche siguiente?

Una vez más, se precisa del experimento adecuado para averiguarlo. Y vale la pena detenerse paso por paso en el razonamiento. Uno, al tener un sentido de percepción parecido al de las aves, los murciélagos probablemente lo calibren de un modo similar. Dos, ese modo debe ser adecuado al estilo de vida de los murciélagos, es decir, no puede involucrar la posición del sol en el cielo, pero sí quizá la de las estrellas u otro aspecto del cielo crepuscular. Tres, un experimento de liberación como los anteriores también podría brindar evidencia a este respecto, pero habría que cambiar las variables. Cuatro, esto fue lo que hicieron Holland y su equipo de nuevo. Para este experimento, que involucró una especie diferente de murciélago (Myotis myotis) y un nuevo escenario (el noreste de Bulgaria), los investigadores querían descartar uno de los dos posibles medios de calibración accesibles a los quirópteros: la posición de las estrellas o algún aspecto desconocido del cielo crepuscular. Su primer experimento les había dado algunas pistas de que algo en el atardecer debía estar involucrado, pero no eran conclusivas. Para ello, debían llevar a cabo un tratamiento preciso.

Holland y su equipo volvieron a meter a los murciélagos a una bobina de Helmholtz para rotar su campo magnético 90° (el norte se volvía el poniente), pero lo hicieron en dos momentos diferentes del día. En un caso, tenían a los murciélagos en cajas que les permitían ver el horizonte y los colores rojizos y ocres del crepúsculo (si los murciélagos soltaron algunas lágrimas por la belleza del paisaje, no lo sabemos). En el otro, los murciélagos sólo podían ver las estrellas en el cielo, pues los científicos giraban el campo magnético casi dos horas después de que cayera la noche. Lo que averiguaron los investigadores, que se quedaron en tierra con detectores de radio, fue que los murciélagos sólo volaban en la dirección equivocada cuando se les movía el campo magnético al ponerse el sol.

A continuación vamos a violar el postulado de Nagel e imaginaremos lo que un murciélago en el grupo experimental pudo haber pensado durante este proceso: “Se está bien en esta jaula. Tiene percha y todo y me dan comida y bebida. Pronto volveré a casa. Usaré, claro, mi ruta conocida que me lleva hacia el sur. Sólo tengo que ver exactamente dónde está el sur esta noche. Ahora me asomaré hacia esta zona del cielo que siempre me da información y ¡listo! Ahora esperaré a que estos primates me liberen y volaré hacia allá siguiendo las líneas del campo magnético de la Tierra, sea lo que sea que es eso, no sé por qué lo dije. Gracias a la información que vi al atardecer, sé que mi casa, el sur, está en dirección perpendicular a las líneas del campo. Normalmente, esa dirección es el oriente, sí. Es raro, pero si el cielo dice que el sur está para allá debe estar ahí. Si no es en el cielo, ¿en qué puede confiar un murciélago? Y… sí, parece que ya me van a liberar. ¡Por Camazotz! Parece que las líneas se movieron repentinamente. Probablemente fue impresión mía… De todos modos, estoy seguro que debo volar perpendicular a ellas y volveré a casa. Ahora comenzaré a volar. Qué raro que no reconozco nada. Qué raro que ya pasaron muchas horas y no reconozco nada. Qué raro y qué tristeza que estoy perdido. Creo que mi casa no estaba por aquí. Malditos sean esos primates. Creo que no volveré a casa esta noche. ¿Qué le voy a decir a mis hijos?”

Este experimento fue la evidencia que necesitaban los investigadores para afirmar que los murciélagos calibran su brújula magnética cada noche al ponerse el sol. Reportaron sus resultados en la revista Proceedings of the National Academy of Science en 2010. El problema que les brotó entonces es el que probablemente estás pensando ahora: ¿no se supone que el sol es la estrella que menos ven los murciélagos, siendo amos del cielo nocturno y todo eso? Muy pocas especies de murciélagos vuelan cuando todavía está presente el Sol en el cielo. La mayoría esperan a que se oculte en el horizonte, aunque todavía haya un poco de luz. Esto por supuesto que ponía en aprietos a los investigadores, así que se propusieron averiguar qué cosa en particular del atardecer es lo que usan los murciélagos para calibrar su magnetocepción. Una vez más, recurrieron a lo que ya se sabe de las aves. Sus primos emplumados usan un aspecto de la luz del cielo llamado polarización. La luz, al ser una onda, tiene una dirección de movimiento, que normalmente es hacia todos lados. La luz polarizada sólo tiene una dirección de movimiento y se genera cuando los rayos de luz rebotan o atraviesan algunos cuerpos, como las moléculas de gas en la atmósfera o los cristales polarizados de tus lentos oscuros o los de los lentes que usaste en la última película en 3D que viste (si fue alguna de Batman, felicidades por la coincidencia). Con los filtros adecuados, es posible ver la polarización de la luz en el cielo, que se dibuja como una franja que atraviesa la bóveda celeste a unos 90° del Sol. (Mira, por ejemplo, esta fotografía tomada con una lente amplia polarizada: http://goo.gl/wMkALk). Este patrón de polarización es mucho más visible en el atardecer, pues la franja cruza el punto más alto de la bóveda celeste de Norte a Sur. Las aves pueden ver el campo magnético de la Tierra (como dijimos arriba, porque nunca es suficientemente sorprendente para no repetirlo) y también esta polarización en la luz en el cielo, la cual usan algunas especies para migrar de noche. ¿Será eso lo que los murciélagos observan en el atardecer?

Una forma de averiguarlo es analizar los ojos de los murciélagos y compararlo con el de las aves, para averiguar si tienen los componentes celulares para detectar esta luz. Otra opción, que fue la que eligieron Holland y su equipo, fue volver a sus experimentos de liberación, pero esta vez usar simples filtros polarizados. Dejaron que un grupo de murciélagos observara el atardecer sin filtros y a otro grupo lo pusieron filtros de polarización que movían el patrón del cielo exactamente 90°. El resto lo sabemos: viaje hasta el punto de liberación, radiotransmisores en la espalda, liberación, científicos en el campo con antenas de radio, científicos en vehículos con antenas de radio de 6 metros de alto, excitación por los resultados, ojeras en los ojos por hacer trabajo de campo en la madrugada y mucho café para hacer el trabajo de escritorio quele sigue. Al final, los investigadores confirmaron una vez más su hipótesis: los murciélagos que miraron un patrón de polarización girado 90° volaron en la dirección equivocada a donde debían volar, con justamente 90° de error en promedio. Holland y su equipo reportaron estos resultados en la revista Nature Communications apenas esta semana.

Quedan preguntas sin contestar, como era de esperarse. ¿Cómo es que los murciélagos detectan esta polarización de la luz, si se supone que tienen un sentido de la vista pobre? ¿Con qué medios es que este grupo de animales percibe la realidad de una forma diferente a la nuestra? ¿Con qué medios es que un murciélago sabe cómo es ser un murciélago? Suena a una pregunta inabordable, pero si algo nos ha mostrado el trabajo de Richard Holland y sus colegas es que ni siquiera preguntas tan radicales como esta última son inabordables desde la ciencia.

Llegados hasta este punto, el sentido de magnetocepción de los murciélagos podría parecernos no tan raro. Después de todo, no es muy diferente al de las aves y ya hemos hablado abundantemente de los dos. Sin embargo, no por eso debemos perder de vista lo inquietante y maravilloso que resultan estos sentidos. Como Holland y su colegas mencionan en su artículo más reciente, los murciélagos son hasta ahora los únicos mamíferos que sepamos que pueden percibir el patrón de polarización de la luz del cielo y que, encima, lo usan para orientarse. Además, son de los pocos mamíferos que pueden percibir los campos magnéticos de la Tierra (los otros son las ratas topo y probablemente algunas especies de ratón), y son de los pocos que pueden usar la ecolocalización (algunos mamíferos marinos también pueden hacerlo, como te lo contamos en este episodio de nuestro podcast: http://goo.gl/7hlB7z). Estos sentidos se suman a aquellos de los que sí podemos hacernos una idea: oído, olfato, vista, gusto, tacto (temperatura, presión, etc). ¿Esto nos dice cómo es el mundo de los murciélagos entonces? Tal vez nunca podremos imaginárnoslo, si el argumento de Nagel es cierto, pero el trabajo de científicos dedicados a la percepción de los animales, como Richard Holland, al menos nos sugiere qué tan inimaginable es. Y, con suerte, esto nos hará ver nuestro propio mundo con nuevos ojos (aunque no puedan ver más allá de lo que siempre han visto).

_________________________________

[En la imagen, un Myotis myotis en pleno uso de su experiencia sensorial. Tomado de esta página: http://ift.tt/1nhXMIt ]

Aquí los artículos de Holland y sus colegas:

     El de 2006 en Nature: http://ift.tt/1mN892E
     El de 2008 en PLoS One (de libre acceso): http://ift.tt/1mN892G
     El de 2010 en PNAS (de libre acceso): http://ift.tt/1yYeSzp
     El de 2014 en Nature Communications (de libre acceso): http://ift.tt/1yYeSzp

Aquí el artículo de Ed Yong (en inglés): http://ift.tt/MC5yyM

Aquí un capítulo de libro sobre la magnetocepción en los animales (en inglés): http://ift.tt/WQvlIh

Aquí el artículo original de Thomas Nagel, publicado originalmente en la revista The Philosophical Review en 1974 y republicado en numerosos libros sobre filosofía: http://ift.tt/WQvlIj

______________________________

Postdata: Ok, nos quedaremos para siempre con la duda de cómo luce el campo magnético de la Tierra, pero consolémonos con el pensamiento de que ni un murciélago ni un ave pueden escuchar tu canción favorita de la forma en la que tú la escuchas, por las razones que te platicamos en este episodio de nuestro podcast: http://goo.gl/t6dAeF . ¿Un poco de placer musical a cambio de una percepción de la realidad diferente? Según la canción que elijas, puede ser un trato justo.

via Tumblr http://ift.tt/WQvnzO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s