Laniakea: el superhogar cósmico de nuestra galaxia              

Laniakea: el superhogar cósmico de nuestra galaxia                 

/ Un grupo internacional de astrónomos, coordinados por Brent Tully de la Universidad de Hawái, ha identificado la estructura cósmica más grande en la que está contenida nuestra galaxia. Se trata de un supercúmulo de 100,000 galaxias que realmente no es cosa del otro mundo, de no ser porque contiene a nuestro mundo. Se llama Laniakea y tiene la masa de aproximadamente 100 mil billones de soles y un tamaño de 520 millones de años luz.

Con el trabajo publicado hoy en la revista Nature (y que se llevó la portada de la publicación científica), el equipo de astrónomos trata de encontrar una definición de lo que es un supercúmulo de galaxias. Los estudiosos del cosmos suelen agrupar en sistemas progresivamente más grandes a todos los cuerpos celestes. Está el Sistema Solar, viejo conocido. A éste lo contiene la Vía Láctea, nuestra galaxia. Y lo que sigue no es el Universo, total e inabarcable. Nuestra galaxia, a su vez,  forma parte del Grupo Local, adecuadamente nombrado, que consiste en un grupo de galaxias que se mueven juntas hacia la misma dirección. Y ese grupo está dentro del Cúmulo de Virgo, un conjunto de más de 1,300 galaxias que ya comienza a retar nuestra capacidad de imaginación de espacios amplios. Pero ese cúmulo está dentro de un cúmulo de cúmulos, el Supercúmulo de Virgo, que tiene a su versión pequeña en el centro y de él recibe su supernombre.

Esta historia de estructuras cósmicas dentro estructuras cósmicas más grandes es suficiente para irnos a dormir pensando en lo insípidamente pequeños que somos y en lo estúpidamente grandes que podemos llegar a creernos. Pero Tully y su equipo tuvieron el descaro de ignorar ese sentimiento de empequeñecimiento y decidieron retar el concepto más grande del universo, sólo más pequeño que el universo mismo. En su artículo, mencionan que el término “supercúmulo” no es preciso, y que ellos desarrollaron una mejor forma de entenderlo y definirlo.

Luego de analizar los datos de posición y velocidad de más de 8,000 galaxias, todas cercanas a la nuestra, Tully y su equipo crearon un mapa en el que se observan las trayectorias que siguen las galaxias atraídas por la fuerza gravitacional que sienten entre ellas (y que puedes ver en el video de arriba). Este mapa les revela que hay cúmulos de galaxias que siguen el mismo flujo, y que otros cúmulos cercanos van hacia otra dirección. Así, los límites entre los supercúmulos serían las fronteras entre esas líneas de dirección. “Es como el agua que se divide en una cuenca, donde fluye naturalmente hacia la izquierda o la derecha de una elevación de terreno”, dice Tully para el sitio de noticias de Nature. Luego de consultar con un lingüista especialista en las lenguas del archipiélago, Tully y sus colegas bautizaron a esta cuenca cósmica en la que vivimos como Laniakea, que significa “cielo inmenso” en hawaiano.

Pero el mapa de estos astrónomos no sólo es útil para hacernos pasar un trago nervioso frente a la inmensidad del cielo. Puesto que está basado en la fuerza de gravedad, que viene de la masa, su mapa incluye a toda esa masa que está ahí aunque no podemos verla: la materia oscura. Esta forma de la materia en el universo es un misterio tan inmenso como inmensa es Laniakea y otros astrónomos creen que este trabajo podría ayudar a plantear nuevas herramientas para estudiarla. Del mismo modo, podría ayudar a estudiar esa cosa aún más inmensamente misteriosa que la materia oscura: la energía oscura. Se sospecha que esta fuerza es la responsable de la expansión del universo, y podría comenzar a ser menos misteriosa con el trabajo de Tully y sus colegas, pues su mapa fue calculado al restar la velocidad de expansión del universo de las velocidades observadas de la galaxia.

En Historias Cienciacionales esperamos que esta nueva dimensión de hogar ayude a poner en perspectiva nuestro lugar en el universo (por ejemplo, agregando líneas al llenar la dirección de una carta, si es que alguien todavía las escribe) y que no, como a veces ocurre, encienda ínfulas renovadas de xenofobia. Porque así como, cuando se inventaron los países, iniciaron los conflictos patrioteros, podría haber alguien que, inmediatamente después de saber que existe un supercúmulo llamado Laniakea, y que ese supercúmulo lo contiene a él o ella, diera por hecho que es un supercúmulo especial y comenzara a mirar con superioridad a un supercúmulo vecino (por ejemplo, a Perseo-Piscis o a Coma). Esperamos sinceramente que no, porque Tully y su equipo han calculado que existen en el universo observable al menos unos seis millones de supercúmulos del mismo orden que Laniakea. Qué imprudente sería hacerse de seis millones de millones de chiliones de enemigos, y solamente porque nuestro superhogar, escondido a plena luz de la noche por tantos años, al fin tiene un nombre.

__________________

Aquí el artículo original (de acceso restringido): http://ift.tt/1twoTUz

Aquí la nota fuente, publicada en la sección de noticias de Nature: http://ift.tt/1tu5DqP

El video (en inglés) está tomado del canal de Youtube de la revista Nature: http://ift.tt/1oIjIsR

via Tumblr http://ift.tt/1twoTUB

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s